Archive for Abril, 2012

PRENSA

El DF debe consolidarse como el espacio de libertades y de afirmaciones. Es cierto: hay problemas de vialidad, de drenaje, de seguridad; hay problemas serios en una ciudad fragmentada que no ha sabido conectarse. Empleo, calidad de vida, aprovechamiento del tiempo.

LEER MÁS

¿GENERARÁ UN BOQUETE FISCAL?

PRENSA

¡¡¡Solo faltaba que la atención a las víctimas sea considerada como causante de un “boquete fiscal”!!! Será que quien lo considera padece de un “boquete moral” o de “atrofia social aguda”. Claro: podrían aplicar también un esquema tipo solidaridad: Señora víctima, el Estado le da pero usted pone. O todos quitan y todos ponen. En fin: mejor, a reestructurar el gasto público para atender también estas prioridades. Me imagino que si se pudo gastar en la guerra, se podrá invertir en la recuperación. Quiero pensar, claro.

LEER MÁS

¿POR QUÉ LOS MEXICANOS NO SE INTERESAN EN POLÍTICA

PRENSA

La pregunta está mal planteada. Ante la interrogante de si “estás interesado en la política” (así, en abstracto), es normal que la mayoría responda que no (porque además se suele identificar “política” con “partidos, diputados, funcionarios, etc.”, que no gozan de buena imagen). Si a la gente se le pregunta sobre problemáticas concretas y la manera de lidiar con ellas, claro que hay interés. Y eso es interés en la política. Algún día entenderemos que ya es hora de hacernos mejores preguntas.

LEER MÁS

MÁS CÁRCELES O MEJOR ÉTICA EN CASA

Mejor sistema carcelario, y mejor educación. Eso se necesita. No son solo más cárceles en cuanto edificios, sino una revalorización del sistema carcelario y su posibilidad de trampolín para la reinserción social. Y mejor educación en cuanto a la pertinencia de la formación para el proyecto nacional del Siglo XXI. La desarticulación de estos nodos solo habla de una perspectiva nacional fragmentada. Y eso sí es grave.

LEER MÁS

¿PESARÁ LA OPINIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA EN LA ELECCIÓN?

PRENSA

La opinión de la Iglesia Católica siempre pesa. Como institución, por su capacidad de convocar y cuestionar a los que van; y como cabeza moral que podrá definir lineamientos para el voto del ciudadano. Pero, ni la Iglesia es un monolito de influencia, ni el ciudadano un pelele influenciable sin resistencia. Entendamos mejor estos intercambios como el posicionamiento de una institución que aún se sabe significativa. No más que eso. Pero tampoco menos.

LEER MÁS